El crecimiento del eCommerce y el eLearning continúa tras la pandemia

Como consecuencia de la crisis de la COVID-19, el consumo de servicios a través de eCommerces y el eLearning crecieron exponencialmente. En este sentido, la pandemia, es decir, las medidas de distancia social y el confinamiento, ha cambiado los hábitos de consumo.

Según el ‘Estudio MARCO: Hábitos de Consumo Post COVID-19 II’, elaborado por la consultora MARCO, el 57% de los españoles compra más en eCommerces que antes de la pandemia. Incluso, más del 90% de los encuestados afirman que seguirán comprando productos a través de Internet.

¿En qué sectores han aumentado más las ventas online?

El estudio de MARCO refleja que los eCommerces que más han crecido, a partir del año 2020, pertenecen al sector del retail. Respecto a los productos que más se han adquirido a través de Internet, el 63% de los españoles encuestados señalaron los billetes de viajes. En segundo lugar, se eligieron las entradas para shows, cine y teatros, seguidos por la ropa.

Debido a esta nueva realidad del consumo actual, son muchas las grandes multinacionales del retail que apuestan por una estrategia cada vez más digital.

Mujer comprndo alimentos en el supermercado, en lugar de a través de un eCommerce
Hay productos que se prefieren comprar en tiendas que en eComemerces, como son los alimentos, los medicamentos y el maquillaje.

El eLearning se suma al crecimiento de los eCommerces

La pandemia también ha supuesto un punto de inflexión para la formación online. Concretamente, el sector de formación para empresas en España facturó en 2021 un 16,5 % más con respecto a 2020, según datos del Observatorio Sectorial DBK de Informa.

En este sentido, contar con un plan de formación online es una opción cada vez más valorada por las organizaciones y sus trabajadores. De hecho, son muchas las ventajas del e-learning para las empresas, por ejemplo:

  • Formación flexible y personalizada: la creación de plataformas de formación permite a las empresas el diseño de cursos online a medida de sus necesidades formativas y a los empleados un acceso continuo y desde cualquier lugar.
  • Ahorro económico: la cantidad de alumnos que pueden acceder a la formación es mucho mayor en la modalidad online que en la presencial. Además, la formación tradicional supone mayores costes directos e indirectos.
  • Mayor productividad: formar a los trabajadores beneficia a las organizaciones, pero también a los propios empleados. En este sentido, la formación online resulta perfecta para ayudar a los usuarios a estar actualizados, sin tener que salir de su casa o de la oficina.
  • Retención del talento: las oportunidades de aprendizaje y el crecimiento dentro de la empresa es un valor interno que muchos trabajadores piden a sus organizaciones. Esto puede ayudar a fidelizar a los empleados y mejorar el ambiente laboral.

Te puede interesar…

¿Adiós al teletrabajo?

¿Adiós al teletrabajo?

El teletrabajo ha sido una de las grandes revoluciones laborales del siglo XXI, acelerada por la pandemia del...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *